RUTAS ALLERANAS

MAPA

1=LES BRAÑES

2=PIEDRAFITA

3=EL GUMIAL

4=FOCES DE EL PINO

5=PEÑA MEA

6=VALLE L´ORRIA

7=COTO LLANOS

8=MEGALITOS

9=VEGA PALMEYIN

10=COTO LA POLA

11=LES FUENTES

12=LLAMAS-LLANOS

13=PUERTO DE FUEYOS

14=SERRANIA FUENTES DE INVIERNO

 

1=LES BRAÑES

BRANES

BRANES1

2=PIEDRAFITA

PIEDRAFITA

PIEDRAFITA1

3=EL GUMIAL

GUMIAL

GUMIAL1

4=FOCES DE EL PINO

FOCES

FOCES1

5=PEÑA MEA

PENAMEA

PENAMEA1

6=VALLE L´ORRIA

ORRIA

ORRIA1

7=COTO DE LLANOS

COTOLLANOS

COTOLLANOS1

8=MEGALITOS

MEGALITOS

MEGALITOS1

9=VEGA PALMEYIN

PALMEYIN

PALMEYIN1

10=COTO LA POLA

POLA

POLA1

11=LES FUENTES

FUENTES

FUENTES1

12=LLAMAS-LLANOS

LLAMAS

LLAMAS1

PUERTO DE LOS FUEYOS  

Autor: Santos Nicolás Aparicio  

El Puerto de los Fueyos, del latín “foveum” (poza del terreno, depresión del suelo, excavación), perteneciente al Monte de Utilidad Pública nº 184, se extiende en el extremo NE de la parroquia de El Pino ya en los límites con el concejo de Caso. Tiene una cabida de  unas 240 Ha conformando cuatro valles desiguales que se unen para formar el del Río los Fueyos que desemboca a su vez en el Río Braña a la altura de Roseco. Sus límites vienen marcados por las elevaciones de La Furacá, siguiendo por Pena Negra (1849), La Verde (1837), pasando por La Collaína los Fueyos (1711) hasta La Magrera (1891), a salir al  Pico de Torres (2104) y a su crestón  Oeste.

Los Fueyos está formado por una serie de majadas distribuidas a diferentes alturas para aprovechar mejor las hierbas de la primavera y verano.  En primer lugar, según subimos, encontramos Los Fueyos, después, más arriba y a la izquierda Pena Negra, en lo más alto La Mayaína y finalmente a la derecha y al S. Las Chozas
LA RUTA
A 8,5 km de Felechosa, después de pasar Cuevas y Roseco y una vez rebasado el Puente Baxo, sobre el Río Los Fueyos, se llega al Puente Cimero, (pasado el km 20). En el mismo inicio de la curva que se forma en el puente arranca el sendero pudiendo verse al lado, el cargadero de dos tolvas donde se depositaba la arena procedente del arenero. A pocos metros antes de este punto y a mano derecha podemos previamente dejar el coche bien aparcado.

El camino estrecho discurre, con cierta pendiente, por el fondo del valle del río en dirección E. A nuestra derecha se alza el Monte Retumba. Después de andar unos 10´ se atraviesa el reguero que baja de Pena Negra (izquierda) y vemos otro a la derecha que es el las Chozas; estamos en El Río Forquéu o confluencia entre los dos arroyos. El camino asciende ahora, separándose del río por Las Molineras, dando pequeñas vueltas entre el arbolado. Vamos ganando altura hasta llegar a una gran faya, La Fayona, donde obtenemos una buena panorámica del Monte los Carriles, de Las Rubias y del Valle de Ruipinos. En 20´ más llegamos al mayéu de Los Fueyos habiendo recorrido unos 980 m.
  Atravesando el mayéu se coge una senda en dirección E. que cruza La Reguera de la Fuente´l Cabezón y que ladeando llega al Cerriín en donde  cambia de dirección ascendiendo por Sierra Dichosa para pasar a continuación al Valle Peléi por el que subimos. Llegando casi arriba, una senda hacia el N se dirige a Pena Negra, pasando por La Fuente´l Cabezón donde es obligado parar y beber el agua fina y fría ; por encima queda El Cuanyonzón. Otra senda bien marcada en sentido contrario, por debajo de La Carba´l Cabezón  nos conduce, traspasando el Colléu de Sierra Dichosa, a las verdes camperas de La Mayaina. A lado de la fuente de La Mayaína y contemplando  las cabañas en la hondonada, podemos hacer una parada y aprovechar para comer y descansar. También es recomendable subir a cercana  Collaína Los Fueyos (1711 m) y gozar del expléndido paisaje de las tierras casinas: Les Llongues abajo, El Contorgán en frente, La Escosura y el Llagu La Caballuna más a la derecha, …
Desde las cabañas de La Mayaína, siguiendo en dirección SO. por la amplia y cómoda Sienda´l Picón, después de unos 850 m., se llega a La Choza de Cima, majada antiguamente pastoreada por los rebaños de ovejas merinas procedentes de Castilla. A unos 350 m. más abajo al O. encontraremos La Choza de Baxo con su cuerria. Sólo nos queda volver pasando por los cercanos Collaos Salgás (N.) y girando a la izquierda mientras bordeamos las peligrosas maeas sobre El Valle l´Agua entrar al Canalón por el que descendemos en cortas vueltas hasta el río. Desde aquí salimos al Cerriín avistando ya las cabañas de  Los Fueyos más abajo.
Finalmente desandando el camino que baja al puente Cimero, llegamos al punto de partida.

Serrania de Fuentes de Invierno



ANGEL FERNÁNDEZ ORTEGA

La serranía de Fuentes de Invierno es una pequeña cadena de montañas integrada en la cordillera Cantábrica. Abarca el espacio geográfico limitado entre el pico Fuentes, al Este, y la Cabritera, al poniente, encadenando una volada crestería de poco más de 5 kilómetros. Los eslabones de montañas determinan una raya física que separa Asturias y León, además de señalar la divisoria de las cuencas hidrográficas de las vertientes cantábrica y atlántica.
Este cordal está formado por ingentes montañas, como Los Castillones, Pico del Oso, El Nogales, Jeje y La Cabritera, que se alternan con collados y depresiones, encadenando dos paisajes físicos diferenciados. Hacia el mediodía se extienden los placenteros valles de Riopinos de los Argüellos y el puerto de Vegarada, bajo el que se extienden las mullidas vegas del Cueto y Coruñón, regadas por el río Curueño.
Girando al Norte contemplaremos un paisaje muy diferente, cuya abrupta orografía impuesta por una naturaleza de alta montaña está constituida por un laberinto de estrechas barrancadas, murallones vertiginosos, laderas cubiertas de frondosos hayedos y recoletas majadas que se sitúan sobre los rellanos del valle del río Braña.
El pueblo de El Pino (640 meros) es la puerta principal de entrada hacia las entrañas de este rincón allerano. En El Pino abandonamos la carretera AS-253 Cabañaquinta-Puerto de San Isidro, adentrándonos entre sus caleyas. Al final, ante el exiguo aparcamiento se instala el panel de la ruta senderista P. R. AS-31 «Ruta de las Foces del Pino y de Río Aller». Continuamos hacia el cauce del río Braña, cruzándolo por el suspendido puente hasta la margen opuesta, tras el cual encontraremos la primera bifurcación prosiguiendo a la izquierda por una pista asfaltada hacia el cauce del río El Pino. Después llegaremos a un nuevo crucero de caminos donde se localiza el viejo Molín de Peón.

Por la derecha arranca la pista de tierra hacia La Atalaya. Hemos de cruzar el rústico puente de piedra a la izquierda donde una flecha nos indica la ruta que hemos de seguir hasta superar el estrangulamiento de la Foz del Pino. El cómodo camino prosigue bajo la umbría de árboles autóctonos por la margen derecha del valle, que mantiene el remonte con suave desnivel.

Cruzaremos a la vera de una llamativa fuente de piedra y también por las cercanías de un milenario ejemplar de tejo que jalona la majada de Gavilanceras. Mirando al frente también descubriremos la quebrada silueta del pico La Panda, cuyos últimos espolones amurallan una de las paredes de la Foz del Pino. Poco a poco, tras eludir un desvío señalizado a la derecha, nos acercamos a la entrada de este barranco, donde la pista es sustituida por un empedrado camino. Las Foces del Pino es un monumento natural declarado en 2003 por sus magnitudes paisajísticas, donde sobresalen sus saltos y torrenteras y los magníficos ejemplos de arbolado autóctono.

Adentrándonos de inmediato en las entrañas de la peña cruzamos a la margen opuesta por un pequeño puente de piedra. Más adelante cambiamos de margen por otro puente de piedra de un arco, conocido como el Pasaeru, y por la misma culminamos la parte superior de la entalladura.
Nos hallamos en la encrucijada del Posadoriu, 980 metros (3 kilómetros en una hora de marcha), estratégico lugar que reparte caminos en direcciones opuestas. Cruzando el puente de madera, una de las variantes sube hacia el Fondil por Robles y la canal de los Agriles y, más arriba, a peña Redonda. El itinerario propuesto para esta excursión prosigue a la izquierda, con el sostenido remonte bajo los últimos contrafuertes de los Pandos, por la dura panda del valle Pedrosu.
Un poco antes, y situados al final de la confluencia de valles, habremos soslayado el desvío anterior y nos encaminamos a la derecha por las majadas de Les Campes y el valle de Caniella, acometiendo el duro ascenso a la majada homónima siguiendo los rastros del legendario camino de origen romano que da comunicación a Castilla por el puerto de Vegarada. El sendero sube custodiado por las montañas de peña Redonda y los altos de río Pino hasta la abertura de Caniella, hermosa majada jalonada con cabañas y una fuente (1.510 metros) que salpica una amplia campera que confluye un poco más arriba en la collada de Caniella, 1.537 metros (7 kilómetros en 2 horas y 30 minutos de marcha).

Sobre esta despejada plataforma contemplamos la variedad de horizontes, sobre destacadas montañas de la cordillera Cantábrica. A la izquierda, otra pista toma el rumbo contrario hacia el puerto de Vegarada, con sendos ramales a la derecha con destino a lo más hondo del valle. Trivializando las rutas alternativas, nos vamos por una de ellas que acomete la dura panda occidental al término de la cual coronamos la afilada cima del pico La Cabritera, de 1.913 metros (8 kilómetros en 3 horas y 30 minutos).

Al regresar al punto de partida, en lugar de dirigirnos por el camino de ida, posibilitando un rápido descenso, nos deslizaremos por la sólida crestería oriental hacia el contiguo collado (1.878 metros) y desde allí nos perfilamos hacia el fondo del valle Riopinos por un sendero que se dibuja en la ladera septentrional hasta alcanzar el rellano de la majada de Riopinos, a 1.530 metros (9 kilómetros en 4 horas).

Estamos en la majada que mantiene en pie una buena cabaña y una fuente. Por encima se eleva el pico Picón de las Rubias (1.956 metros), monolito que cubre las espaldas a los barrancos de Alba y Riopinos. Aquí se combina la belleza natural con la bravura de su orografía y el valle es reiterativamente apartado y salvaje, siendo fácil toparse con jabalíes, rebecos y corzos.

Seguimos por la margen izquierda del barranco, que más adelante pasa por la majada de La Varera, a 910 metros (13 kilómetros en 5 horas). Después el camino aumenta su traza descolgándose hacia el río Braña por un tupido bosque de hayas, y cruzando hacia la orilla opuesta alcanzamos los prados de Los Bubones y el puente sobre el río Braña. El final del recorrido se intuye cuando ya asoma el valle principal con la carretera. Tras vadear este río por el hormigonado puente alcanzaremos la carretera (AS-253) en un lugar situado a pocos metros por encima de Cuevas, a 797 metros (14,5 kilómetros en 4 horas y 45 minutos).

 

PORTADA    

RUTAS